Cómo perder barriga sin sufrir

Perder barriga no tiene por qué ser un calvario ni un sufrimiento desmedido, basta con seguir unos pocos pasos y mantenerlos a rajatabla. Si se hacen las dietas de manera concienzuda y manteniendo las pautas indicadas, adelgazar puede hasta ser una tarea grata.

Está demostrado que las dietas agudas, las que nos hacen perder mucha masa corporal en poco tiempo, son perjudiciales a corto y largo plazo. Más teniendo en cuenta que no sólo perderemos grasa, sino también músculo y tejido conectivo.

En este artículo encontrará algunos consejos que si se siguen con responsabilidad y a lo largo del tiempo, redundará en grandes beneficios para nuestro cuerpo. No sólo para perder peso, sino para sentirse mejor y desarrollar un organismo sano que poseerá más defensas contra los agentes patógenos.

80512_file_a

¿Qué necesitamos saber?

Que existen infinidad de dietas girando por el mundo. Se debe elegir una que sea adecuada para nosotros. Todo dependerá de la edad, del trabajo que tengamos, del sexo, etc. Aunque, si lo que decidimos es seguir una dieta estricta, la consulta al médico y al especialista en nutrición debe ser obligatoria.

Que si el cuerpo es privado de nutrientes esenciales no sólo adelgazará, sinó que perderá capacidades importantes de regeneración y defensa contra las enfermedades. De modo que la dieta que elijamos tendrá que estar equilibrada tanto en grasas, como en proteínas y carbohidratos.

Que las dietas milagrosas no existen. No se puede perder gran cantidad de peso en poco tiempo, porque ello llevará a daños en el organismo. Todo lo que engordamos en cinco años no podremos quitarlo del cuerpo en una semana.

Que cada persona responde diferente a las dietas. No sirve, como regla general, dietas universales. Debemos “escuchar” a nuestro cuerpo. Con lo que nuestra dieta se consolidará a lo largo de las semanas. Es mejor perder 100 gramos por semana a lo largo de varios meses que perder un kilogramo por tres kilogramos por semana, quedar extenuado, enfermarnos y abandonar la dieta al poco tiempo.

Que el ejercicio ayuda muchísimo. Si no ejercitamos, nos privamos de optimizar enormemente la dieta que hagamos. No necesitamos grandes esfuerzos, con sólo caminar una hora por día bastará para mantener el metabolismo óptimo.

Tengo ya mi dieta. ¿Ahora qué hago?

Ni bien hayamos decidido la mejor dieta para nuestro organismo, y teniendo la convicción de que la haremos durar a lo largo de los meses, nos dispondremos a comenzar. Lo primero que debemos tener en cuenta que una dieta es más una forma de vida que una obligación. La dieta no tiene por qué tomarse como privación, sino como educación corporal. Debemos enseñarle a nuestro cuerpo qué es bueno para él y qué malo. Siguiendo pautas claras y permanentes, nos aseguraremos de sufrir lo menos posible y hasta incluso sentirnos bien con la dieta. Hay algunos puntos a considerar:

1- Llevar una libreta con anotaciones tanto del ejercicio que hacemos como el peso que registramos. Es conveniente pesarnos una sola vez al día, con la misma ropa y a la misma hora.

2- No obsesionarse con la balanza. La pérdida de peso es algo que llegará con el paso de los días. No hay que forzar al organismo.

3- Comentar con nuestros familiares y amigos nuestra firme intención de adelgazar. Esto ayuda mucho para evitar que nos tienten con alimentos no permitidos o que nos inviten a grandes banquetes.

4-Tener en cuenta de que si bien podemos llegar a sentirnos bien con la dieta, sí necesitaremos esforzarnos para llevarla a cabo. Es decir, tenemos que lograr una situación similar a la de hacer actividad física: Nos cuesta esfuerzo, nos consume tiempo, nos hace transpirar y cansarnos, pero la hacemos porque sabemos que nos sentiremos mejor y es una inversión a futuro.

5- Comprender que una buena dieta trae grandes beneficios como la reducción de grasas nocivas en los órganos internos, la disminución de riesgos de contraer muchos tipos de cáncer, el aumento en las defensas contra agentes patógenos, el aumento en la autoestima y muchos más.

6- Tomar mucho líquido diario y regularizar la función intestinal y renal. El beber mucha agua y dormir unas 6 a 8 horas nos ayudará mucho en la dieta pues ello tiende a regularizar nuestras funciones digestivas, eliminando impurezas y distribuyendo las sales y minerales útiles para el cuerpo.

Siguiendo estas pautas básicas adelgazaremos. Es natural que lo hagamos porque es la regularidad a lo largo de las semanas lo que realmente importa. No obstante, siempre estaremos atentos a nuestro cuerpo y sí nos sentimos mal, cansados, apáticos, con dolores abdominales o de cabeza, deberemos consultar de inmediato a un especialista.

Dejar un comentario

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar